Los Santos Niños en España
Su culto en la Rioja



A lo largo de la historia la Rioja, como tantos otros lugares de la mitad norte peninsular, ha tenido una vinculación con el culto a los Santos Niños, no tan intensa como la de otras zonas como Asturias o León pero en modo alguno desdeñable, máxime teniendo en cuenta lo reducido de su territorio. En este caso cabe pensar en una posible influencia de san Urbicio a través de la no demasiado alejada ciudad de Huesca, curiosamente coexistiendo con el de otros dos santos hermanos, Cosme y Damián, patronos como es sabido de los médicos y muy populares en toda esta zona, y el de Celedonio y Emeterio, patronos de Calahorra.

He de advertir que por cuestiones prácticas en este artículo he preferido ceñirme a su actual delimitación territorial, pese a que posiblemente habría resultado más coherente, desde un punto de vista histórico y geográfico, incluir también los territorios de la Rioja Alavesa y la Ribera Navarra, separados de ella tan sólo por el curso del río Ebro pero virtualmente idénticos en todo excepto en su adscripción administrativa. No obstante, al final del texto he incluido los correspondientes enlaces a los artículos que he dedicado a ambas zonas.

Pasemos, pues, a estudiar los lugares de la antigua provincia de Logroño, es decir, la actual comunidad autónoma de la Rioja, en los que he encontrado algún tipo de vínculo con nuestros patronos; nueve en total:



1.- Cenicero

Antigua ermita de San Justo, hoy desaparecida. Una calle de esta población lleva el nombre de San Justo. Un cerro del término municipal se denomina San Justo

2.- Logroño

Los Anales Complutenses citan una antigua parroquia de los santos Justo y Pastor, ya extinguida en el siglo XVII pero conservándose todavía la iglesia. Actualmente está desaparecida

3.- Arrúbal

Parroquia del Salvador, aunque los Santos Niños son los patronos del pueblo, cuya fiesta celebran. Una calle de esta población lleva el nombre de San Justo.

4.- El Redal

Existió en las afueras del pueblo una ermita de los santos Justo y Pastor, actualmente en ruinas. Las imágenes de la ermita fueron trasladadas a la parroquia de Nuestra Señora de las Virtudes. El lugar en el que se asentó la ermita es conocido con el nombre de San Justo. Este topónimo se aplica también a unos pajares y bodegas y a un polígono industrial. Se celebra la festividad de estos santos.

5.- Las Ruedas de Ocón

Municipio de Valle de Ocón. Antigua ermita de los santos Justo y Pastor, hoy en ruinas.

6.- Quel

Algunos autores citan la existencia de una ermita de San Justo, pero actualmente no existe culto a los santos Justo y Pastor, aunque sí al Salvador en una celebración documentada al menos desde finales del siglo XV, lo que hace sospechar la existencia de una posible trasposición del culto en algún momento de la Edad Media. El hecho de que exista una bodega denominada Cooperativa San Justo y San Isidro pudiera apoyar esta hipótesis.

7.- Préjano

Antigua parroquia de los santos Justo y Pastor, hoy desaparecida. Se conserva el topónimo de San Yuste.

8.- Matute

En la iglesia del desaparecido monasterio medieval de Santa María de Certún, cercano a esta localidad, existió posiblemente, según algunas fuentes consultadas, un altar consagrado a los santos Justo y Pastor.

9.- Villavelayo

En esta localidad, según algunas fuentes, se celebra la festividad de los santos Justo y Pastor.


Como puede comprobarse en el plano, la mayor parte de ellos están concentrados en las cercanías del curso del río Ebro, que viene a corresponder aproximadamente con el norte del límite provincial, o bien en los cursos bajos de sus afluentes, como el Cidacos, es decir, en la zona de vega. Tan sólo los dos últimos, Matute y Villavelayo, se ubican en las estribaciones de la sierra de la Demanda que separan la Rioja de Burgos, por el oeste y de Soria, por el sur. Otro dato a tener en cuenta es que, de estas nueve localidades, tan sólo en tres (Arrúbal, El Redal y Villavelayo) se conserva hoy en día el culto a los Santos Niños, existiendo en las seis restantes tan sólo referencias históricas o topónimos que recuerdan su vigencia en el pasado. De estas tres tan sólo he tenido ocasión de visitar, durante mis viajes a la Rioja, las dos primeras, dado que Villavelayo se encuentra en un lugar de la provincia muy apartado hasta el que no resultó posible acercarme.




Arrúbal


Arrúbal, está situada junto al río Ebro, a unos diecisiete kilómetros aguas abajo de Logroño. Aunque hasta hace poco su población fue muy reducida, de apenas unos centenares de habitantes, y sólo desde 1953 es municipio independiente, su cercanía a la capital riojana ha hecho que en los últimos años se asentaran en su término municipal un número importante de industrias, con el consiguiente incremento de población. Su descubrimiento, por cierto, durante un viaje que realicé a la Rioja en el verano de 1991 fue meramente casual al leer un folleto turístico de la zona, pero bastó para excitar mi interés haciendo que me dirigiera hacia allí en busca de las imágenes de nuestros patronos.




Vista general de la parroquia de Arrúbal


La parroquia de Arrúbal, en cuyo exterior destaca principalmente el campanario ochavado, está consagrada oficialmente al Salvador y, más concretamente, a la Transfiguración del Señor, pese a que los Santos Niños son desde siempre los patronos del pueblo. Se trata, pues, de uno de los numerosos ejemplos de transposición de festividad, dado el mayor rango litúrgico de la Transfiguración, probablemente a raíz de la implantación en la Edad Media de la liturgia romana, lo que no ha impedido que el culto a los Santos Niños se haya mantenido vivo hasta ahora.




Portada principal de la parroquia de Arrúbal


Gracias a la gentileza de una señora que tuvo la amabilidad de abrir la iglesia -el párroco no se encontraba allí en ese momento- pude visitarla, completando ahora su descripción con datos obtenidos de la página oficial de Arrúbal en internet, a la que remito a aquellos interesados en conocer más detalles. El templo, construido en piedra, está datado en la primera mitad del siglo XVI, excepto la portada, el coro, la sacristía y las capillas laterales que son ya del siglo XVII. Tiene una nave dividida en tres tramos, con dos capillas gemelas en los laterales y una cabecera ochavada en la que se alza lo que sin duda es la joya de la iglesia, el retablo mayor obra de Juan Fernández Vallejo, presidido por un Cristo manierista del siglo XVI que forma parte de un calvario y flanqueado por varios santos, al tiempo que el ático está rematado por una Inmaculada de principios del siglo XVII.


Imágenes de los Santos Niños de Arrúbal


En contra de lo que yo esperaba, las imágenes de los Santos Niños no se encontraban allí sino en una de las capillas laterales, sin retablo y flanqueando ambos a una imagen de la Virgen Dolorosa; pocos datos más pude recabar sobre las imágenes, salvo que son de factura moderna y muy similares a las existentes en otros lugares, lo que hace pensar que pudieran haber salido de un mismo taller quizá en los años de la posguerra. Otros datos a añadir son que en Arrúbal se celebran las fiestas de los Santos Niños a principios de agosto, la existencia desde 1991 -curiosamente el año de mi primera visita- de la asociación de pensionistas y jubilados San Justo, y la calle, perpendicular a la calle Mayor, que ostenta este mismo nombre.

Por último, mi amable anfitriona me comunicó una noticia sumamente interesante: La existencia de otras imágenes de nuestros patronos en el vecino pueblo de El Redal, hacia donde me dirigí seguidamente.




El Redal




Restos de la antigua ermita de los Santos Justo y Pastor de El Redal


Junto a la carretera nacional 232 Logroño-Zaragoza, y aproximadamente a mitad de camino entre Logroño y Calahorra, se alza la villa de El Redal, una población agrícola de escasamente 300 habitantes situada en el inicio de la comarca de la Rioja Baja. Su parroquia, consagrada a Nuestra Señora de las Virtudes, es de fábrica voluminosa y está fechada entre mediados del siglo XVI y mediados del siglo XVII.




Vista trasera de los restos de la ermita


Sin embargo, el templo consagrado a los Santos Niños no es éste, sino una ermita situada en lo alto de un pequeño otero a las afueras del pueblo, posiblemente la primitiva parroquia, totalmente arruinada aunque, como se puede comprobar en las fotografías, en una segunda visita que realicé en la primavera de 2007 se estaba procediendo a su consolidación. Según la página oficial de El Redal en internet, originalmente era un edificio construido en sillería de una nave de dos tramos, crucero y cabecera ochavada de tres paños. La nave se cubría una bóveda de crucería estrellada. Posteriormente se le añadiría una capilla y también llegó a contar con torre, hoy desaparecida. Se ha conservado el topónimo de San Justo para denominar a este paraje, existiendo asimismo unos pajares y una bodega con este nombre.




Vista general de la parroquia de El Redal


La ruina de la ermita motivó que las imágenes de los Santos Niños fueran trasladadas en fecha indeterminada a la parroquia, donde aún hoy se conservan. Por cierto, también aquí, al igual que ocurriera en Arrúbal, tuve que recurrir a una vecina que, tras vencer algunas reticencias iniciales, accedió finalmente a mostrármela.




Portada de la parroquia



Y aquí mi sorpresa fue mayúscula. A pesar de no ser, como ya he explicado, los Santos Niños los titulares del templo, me encontré con nada menos que tres parejas de imágenes de Justo y Pastor repartidas por diversos lugares. Las primeras se encontraban rematando la parte alta del espléndido retablo mayor, de estilo barroco y fechado a finales del siglo XVII.




Retablo mayor de la parroquia
Fotografía tomada de www.elredal.es


En la mesa del altar, flanqueándola por ambos lados, había dos pequeñas tallas de nuestros santos más antiguas que las del retablo, estando fechadas a principios del siglo XVII. Según la información de la página web tienen serradas las piernas, desconozco por qué motivos. Por último, en una hornacina situada en un altar lateral se encontraba la tercera pareja de imágenes que, según me comunicó mi anfitriona, procedían de la ermita, siendo éstas las imágenes que salían en procesión con motivo de la festividad de los Santos Niños.


Imágenes del retablo y de la hornacina


La iglesia, cuya descripción completa se encuentra en la citada página web de El Redal, alberga asimismo una considerable colección de objetos de arte de considerable valor y la tumba de Juan Alonso de Ocón, natural de El Redal y fallecido en 1656, que tras estudiar en la universidad de Alcalá llegaría a ser obispo de Yucatán y de Cuzco, y arzobispo de Chuquisaca, en Bolivia.


Imágenes del altar


Al igual que ocurre en Arrúbal, en El Redal celebran la festividad de los Santos Niños, habiéndose creado en 2005 la asociación San Justo y San Pastor, responsable de la organización de las fiestas patronales así como de la edición de una revista.





Publicado el 9-2-1991, en el nº 1.227 de Puerta de Madrid
Actualizado el 9-5-2007