Los Santos Niños en España
Su presencia en la Rioja Alavesa





Cartel indicador del parque de San Justo, en Oyón



Aunque la división administrativa de la Rioja en tres diferentes comunidades autónomas camufla la existencia de una identidad geográfica y cultural única, por razones exclusivamente prácticas he preferido repartir en artículos diferentes el estudio del culto a los Santos Niños en ella. La Rioja alavesa, una de esas tres partes, es una comarca situada al sur de la provincia de Álava, limitada al norte por las sierras de Cantabria y Toloño, que la separan del resto de la provincia y del burgalés condado de Treviño; al sur por el curso del río Ebro, límite con la antigua provincia de Logroño, y al este con la ciudad de Viana, ya perteneciente a Navarra. El entrante riojano de San Vicente de la Sonsierra la divide a su vez en dos partes, Labastida al oeste y el resto de la comarca al este. No es muy extensa, ya que su territorio se reduce a unos 315 kilómetros cuadrados, poco más del diez por ciento de la superficie provincial, pero tiene fama de producir el mejor vino de toda la denominación de origen riojana. Sus principales poblaciones son La Guardia, La Bastida, El Ciego y Oyón, esta última prácticamente incorporada al área metropolitana de Logroño, ciudad de la que dista tan sólo cinco kilómetros.

Si ya de por sí en el conjunto de la provincia de Álava y el condado de Treviño las referencias a nuestros patronos son escasas (seis en Álava y otras tres en Treviño), en la Rioja alavesa su número se reduce a tan sólo dos, Barriobusto y Oyón. Del primero poco es lo que puedo decir, salvo que está situado unos diez kilómetros al norte de Oyón, a cuyo municipio pertenece, y que su nombre pudiera ser quizá un topónimo derivado de Justo o Santiuste, aunque no lo he podido confirmar con certeza. En cualquier caso, en Barriobusto no existe en la actualidad ningún recuerdo o referencia a los Santos Niños, si es que en su día los hubo.

En cuanto a Oyón, como ya he comentado, está muy cercano a Logroño, lo que le ha convertido en una población industrial que, con sus aproximadamente 3.000 habitantes, es la localidad más poblada de la Rioja alavesa, muy por encima de La Guardia, su capital histórica, Labastida o El Ciego. Su patrimonio artístico abarca la iglesia de Santa María de la Asunción, con una de las mejores torres de toda la Rioja, y un par de antiguos palacios. Existió asimismo una ermita consagrada a los Santos Niños, lo que motiva su inclusión aquí, de la que actualmente ya no queda el menor rastro. Aunque no he conseguido establecer la fecha exacta en la que esta ermita desapareció, ésta tuvo que estar comprendida probablemente entre finales del siglo XVIII y mediados del siglo XIX, ya que es citada en el Diccionario geográfico de Tomás López pero no en el de Pascual Madoz.

Lo que sí se ha conservado es el topónimo del lugar en el que antaño se alzara, hoy convertido en el parque de San Justo, el cual está situado a las afueras del pueblo, junto a la carretera de Yécora y vecino a la frondosa chopera que festonea las márgenes del río Grande, un riachuelo a pesar de su grandilocuente nombre. Existe también una fuente, llamada asimismo de San Justo.




Vista general del parque de San Justo deOyón.


Y eso es todo... aunque conviene no olvidar que estas dos referencias, unidas a las de la Rioja y a la de Fustiñana, en la Ribera navarra, conforman un importante núcleo de lugares vinculados, de una u otra manera y en uno u otro momento, con los patronos alcalaínos.




Ver también:
Los Santos Niños en España. Su culto en la Rioja
Los Santos Niños en España. Su culto en Navarra


Publicado el 9-5-2007
Actualizado el 3-3-2014