La presencia del Cardenal Cisneros en Alcalá



Sin duda el Cardenal Cisneros ha sido el personaje más importante de Alcalá a lo largo de los últimos siglos, razón que justifica sobradamente que la ciudad muestre su agradecimiento hacia el prelado homenajeándole de diferentes formas, lo que no impide que su figura quede eclipsada por la de Cervantes; no es cuestión, evidentemente, de menospreciar los méritos del alcalaíno más universal, ni mucho menos de renegar de él, pero lo cierto es que si Alcalá es hoy como es, se lo debe a Cisneros.

Puesto que las representaciones y los recuerdos al Cardenal son variados, resultará conveniente organizarlos de forma temática.




La Universidad




Sepulcro del Cardenal Cisneros. Fotografía tomada de la página web de la Universidad de Alcalá


Para hacer el recorrido iconográfico cisneriano deberemos comenzar en primer lugar por el sepulcro del cardenal, vacío desde 1936 y devuelto en la década de 1960 a su ubicación original de la Capilla de San Ildefonso, tras haber permanecido durante casi un siglo en el crucero de la entonces Iglesia Magistral. Como es sabido, fue labrado en mármol de Carrara, entre 1518 y 1521 por Domenico Fancelli y Bartolomé Ordóñez, constituyéndose en uno de los monumentos funerarios más importantes del renacimiento español.




Relieve del patio de Santo Tomás de Villanueva
Fotografía de Juan de la Plaza


En el vecino patio de Santo Tomás de Villanueva nos encontramos con una nueva representación del cardenal. En esta ocasión se trata de uno de los cuatro relieves situados en la balaustrada que remata a las crujías del patio, correspondiendo los tres restantes a santo Tomás de Villanueva y a los escudos de Cisneros y del Colegio de San Ildefonso. Este relieve, que al igual que el patio data de mediados del siglo XVII, fue realizado por el escultor Francisco de la Dehesa, y representa a Cisneros con el crucifijo en una mano y el bastón de mando en la otra, símbolos respectivos de su poder espiritual como arzobispo de Toledo y de su poder temporal como regente de Castilla. El Sol, por último, hace alusión a la conquista de Orán.




Lápida conmemorativa del cuarto centenario del fallecimiento del Cardenal Cisneros
Patio de Santo Tomás de Villanueva


También en el patio de Santo Tomás, ahora en la fachada interior de una de las crujías, existe una lápida conmerorativa del cuarto centenario del fallecimiento de Cisneros, lo que nos retrotrae hasta 1917 ya que éste tuvo lugar el 8 de noviembre de 1517. Está realizada en bronce y diseñada a modo de retablo, recogiendo en su parte central un busto del cardenal flanqueado por sendos relieves que representan la fachada de la universidad y el patio de Santo Tomás, mientras el cuerpo inferior le representa montado a caballo al frente de sus tropas, posiblemente recordando la conquista de la ciudad de Orán. El conjunto se completa con varios escudos, entre ellos el propio de Cisneros y el de la República Argentina, justificándose la presencia de este último por la divisa que campea en su parte inferior:


A CISNEROS
EN SU CUARTO CENTENARIO - ARGENTINOS Y ESPAÑOLES



Estatua del Cardenal Cisneros, obra de José Vilches. Escultura original (izquierda) y réplica (derecha)



La estatua, ya restaurada, en el Patio de Filósofos
Fotografía tomada de El digital complutense


Un caso peculiar es el de la estatua labrada en mármol de Carrara por el escultor malagueño José Vilches (1813-1890)1, que llegó a Alcalá en 1910 siendo colocada inicialmente sobre el brocal del pozo del Patio de Santo Tomás de Villanueva, en el interior de la Universidad. Trasladada en la década de 1960 a la plaza de San Diego, tras ser víctima de varios actos vandálicos fue sustituida en 2007 por una réplica. La original, propiedad de la Sociedad de Condueños, estuvo varios años guardada en el convento de las Juanas a la espera de su restauración, siendo devuelta de nuevo al recinto de la Universidad, aunque no a su ubicación primitiva sino al Patio de Filósofos, el 30 de enero de 2018.




La última confesión del Cardenal Cisneros, de José María Rodríguez de Losada


En el Salon de Grados de la facultad de Derecho, en el edificio que fuera el antiguo Colegio Máximo de la Compañía de Jesús, se conserva el cuadro La última confesión del Cardenal Cisneros, obra de José María Rodríguez de Losada. Este pintor, nacido en Jerez de la Frontera en 1826 y fallecido en esta misma ciudad en 1896, se especializó en pintura historicista y costumbrista, tal como era habitual en la España de finales del siglo XIX. Sus obras más conocidaa son Don Rodrigo Calderón en el tormento, La decapitación de Don Álvaro de Luna o Santiago Matamoros en la batalla de Clavijo, pero también fue autor de otros muchos cuadros entre los que se cuenta este óleo, pintado en 1889, que representa al Cardenal Cisneros en los instantes anteriores a su muerte.

Lamentablemente no he podido documentar su adquisición por la Universidad, y las fuentes que he consultado tampoco son demasiado explícitas. Algunas incluso erróneas, como las que ubican al cuadro en un inexistente Museo de tradiciones populares de Buitrago de Lozoya. Más de fiar es la página de una casa de subastas, que lo sacó a la venta el 17 de diciembre de 1992 catalogándolo como procedente de una colección privada. ¿Fue entonces cuando la Universidad lo adquirió? Lo ignoro, pero parece verosímil.




Busto de Cisneros expuesto en el CRAI


En septiembre de 2017, y en conmemoración del quinto centenario de la muerte del Cardenal, fue colocado en el vestíbulo del CRAI (Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación) de la Universidad, ubicado en la crujía principal del antiguo Cuartel del Príncipe, recientemente rebautizada como Edificio Cisneros, un busto del prelado realizado en chapa y alambre de hierro por Antonio Pérez de Terranova en los talleres de Hifor, una empresa especializada en forja artística radicada en la vecina localidad de Ajalvir. El busto, de estética similar a la del busto de Cervantes que este mismo escultor realizó el año anterior, incorpora en la parte delantera de la peana una placa de latón en la que se reproduce la firma autógrafa de Cisneros, y en un lateral otra con la firma del artista.




Cuadro de Álvaro Delgado perteneciente a la colección de Luis González Robles


Contigua al CRAI se encuentra una sala de exposiciones en la que se exhiben dos colecciones privadas de pintura cedidas a la Universidad. Una de ellas es la de Luis González Robles (1916-2003), dedicada al arte contemporáneo, y entre sus fondos se exhibe un vanguardista retrato del Cardenal pintado por Álvaro Delgado en 2008. Se trata de un óleo sobre tabla de 73 × 60 centímetros que contrasta vivamente con las representaciones más tradicionales a las que estamos acostumbrados.




La Catedral-Magistral


Tras la Universidad es preciso dirigirse a la Catedral-Magistral, reedificada por el Cardenal a principios del siglo XV y elevada por éste al rango de Magistral que, como es sabido, comparte tan sólo con la homónima de Lovaina. En realidad, tal como ya he apuntado anteriormente, los restos de Cisneros permanecieron inhumados en la Capilla de San Ildefonso, aunque no siempre en el interior del sepulcro dado que fueron trasladados a un nicho para evitar su deterioro por la humedad, hasta mediados del siglo XIX, siendo inhumados en el crucero de la Magistral, donde también se colocó el sepulcro, el 26 de abril de 1857. Allí permanecieron ambos hasta la Guerra Civil, pero al ser incendiada y destruida la Magistral fueron llevados a Madrid, donde ambos se separaron para no volverse a reunir ya. El sepulcro retornó vacío a su ubicación original, la Capilla de San Ildefonso, a principios de la década de 1960, pero los restos del Cardenal permanecieron guardados en la sede de la archidiócesis hasta una fecha tan tardía como 1977, en la que fueron devueltos sin ninguna ceremonia a Alcalá pero no a San Ildefonso, sino a la Magistral, siendo colocados en la ubicación original del sepulcro, en el crucero, bajo una sencilla lápida de mármol. Como curiosidad, cabe reseñar que en ésta se indicaba su condición de “provisional”, algo que el tiempo se encargaría de desmentir.


Lápidas funerarias del Cardenal Cisneros en la Catedral-Magistral. Izquierda, la de 1977. Derecha, la de los años 90


AQUI YACE
EL VENERABLE
FRAY FRANCISCO
JIMENEZ DECISNEROS
CARDENAL ARZOBISPO DE TOLEDO
PRIMADO DE LAS ESPAÑAS
REGENTE DEL REINO
FUNDADOR DE LA UNIVERSIDAD
COMPLUTENSE Y DE ESTE TEMPLO
MAGISTRAL
NACIO EN TORRELAGUNA, 1436
MURIO EN ROA, 8 DE NOVIEMBRE DE 1517
INHUMADO EN ESTE TEMPLO
EL 26 DE ABRIL DE 1857

R.I.P.
LÁPIDA PROVISIONAL, 1977


Dos décadas más tarde, ya con la Magistral elevada al rango de Catedral, a raíz de una restauración del templo se trasladó el altar mayor del presbiterio al crucero, constuyéndose una plataforma que tapó la lápida. Por esta razón sobre ésta, y al nivel del suelo de la plataforma, se colocó una segunda lápida con idéntico texto que la anterior y sin más diferencias que el cambio de ubicación del escudo del Cardenal, que pasó de la parte superior a la inferior, así como la desaparición del párrafo “LÁPIDA PROVISIONAL, 1977”, y del tradicional RIP.


Estela funeraria de la girola de la Catedral-Magistral. Vista general (izquierda) y detalle (derecha)


Pasaron otras dos décadas hasta que el 8 de noviembre de 2016, dentro de los actos de apertura del “Año Cisneros” en conmemoración del quinto centenario de su muerte, ocurrida el 8 de noviembre de 1517, se procedió a la inauguración, en la girola de la Catedral-Magistral, de una estela funeraria de bronce obra del afamado escultor Julio López Hernández. Tras dividir en dos partes los restos del Cardenal, una de las cuales permaneció en el crucero, la segunda fue llevada en solemne procesión desde el convento de San Juan de la Penitencia, de fundación suya, e inhumada en un pequeño nicho practicado en la estela.

La estela, con un programa iconográfico complejo, reproduce un busto del Cardenal, sus atributos eclesiásticos y una figura sedente del mismo frente a una estructura que simboliza la construcción de la Universidad. Asimismo aparece una reproducción de la piedra en la que, según la tradición, fueron martirizados los Santos Niños, patronos de Alcalá y de la diócesis. El resto de la superficie del bajorrelieve está ocupado por la siguiente inscripción que resume brevemente su biografía:


FRAY FRANCISCO XIMÉNEZ DE CISNEROS
ARZOBISPO DE TOLEDO
REFORMADOR DE LA IGLESIA
FUNDÓ LA UNIVERSIDAD DE ALCALÁ
EDITÓ LA BIBLIA POLÍGLOTA COMPLUTENSE
Y ENGRANDECIÓ ESTE TEMPLO
DE LOS SANTOS NIÑOS JUSTO Y PASTOR
1517 - 2017


Mientras en la tapa que cubre el nicho se lee:


AQUI
YACEN
SVS RESTOS
MORTALES




Conjunto escultórico de la lonja de la Catedral-Magistral


Algo más de un año más tarde, el 13 de enero de 2018, se descubrió en la lonja de la Catedral-Magistral, frente a la fachada principal, un conjunto escultórico obra de otro importante artista, Pedro Requejo Novoa, autor de obras tan notables como las esculturas de Don Quijote y Sancho Panza de la calle Mayor o la del papa Juan Pablo II en el barrio de Espartales. Fundido en bronce en un tamaño superior al natural, representa la figura del Cardenal Cisneros acompañado en deliberado anacronismo por los Santos Niños, hermanándose así la recién terminada conmemoración del quinto centenario de la muerte del prelado con la inminente celebración del 450º aniversario de la reversión de las reliquias de los mártires complutenses.

La figura de Cisneros, de 2,20 metros de altura, aparece ataviada con el hábito franciscano y revestida con el capelo cardenalicio, sosteniendo en la mano derecha el báculo con la representación de la imposición de la casulla a san Ildefonso, símbolo del arzobispado de Toledo. Le flanquean Justo y Pastor, el primero a su derecha con las palmas del martirio, y el segundo a su izquierda portando un tomo de la Biblia Políglota Complutense sobre la cual se alza una maqueta de la antigua colegiata que Cisneros reedificó y elevó al rango de Magistral.




Inscripción del conjunto escultórico de la lonja de la Catedral-Magistral


Dos meses después, en marzo de 2018, el monumento se completó con una inscripción en bronce adosada al pedestal y flanqueada por los escudos de la diócesis y de monseñor Reig Pla:


A FRAY FRANCISCO XIMENEZ DE CISNEROS
Arzobispo de Toledo y Cardenal de España
1517 - 2017
y a los SANTOS NIÑOS JUSTO Y PASTOR
en el 450 aniversario del regrso de las reliquias
1568 - 2018





El Ayuntamiento




Medallón del Salón Noble del Ayuntamiento


Y de la Catedral-Magistral al Ayuntamiento, ya que el siguiente elemento artístico a considerar es uno de los seis medallones que, junto con los de Cervantes, Nebrija, Pedro Gumiel, Antonio de Solís y El Empecinado están adosados a los muros laterales del Salón Noble del Ayuntamiento. Este salón, que ocupa la parte superior de la que fuera la antigua capilla del Colegio de Agonizantes, fue decorado entre 1873 y 1875 por el arquitecto Adolfo Fernández Casanova, sin que haya podido determinar quien fue el autor de los medallones. Se trata de una visión decimonónica del cardenal que recuerda un tanto a la de la estatua, aunque ésta es posterior.




Éstos son mis poderes, de Víctor Manzano y Mejorada
Fotografía de Fernando Fernández Maquieira


En el Ayuntamiento se conservan también varios cuadros y esculturas que recuerdan al prelado. En primer lugar está el gran cuadro Éstos son mis poderes, de Víctor Manzano y Mejorada, situado en uno de los pasillos de la primera planta del Ayuntamiento, entre el despacho del alcalde y el Salón Noble. Es propiedad del Museo del Prado y se encuentra en Alcalá en calidad de depósito. Puesto que cuenta con un artículo propio2, remito a éste a quienes deseen conocer más datos sobre el mismo.




Cuadro de De Castro


En el rellano de la escalera, entre la planta baja y el primer piso, está colgado el cuadro Cisneros en el taller de Brocar, pintado por Juan José Decastro en 1960. Este óleo, cuyo estilo recuerda al de los frescos colombinos de Daniel Vázquez Díaz, representa al cardenal sosteniendo en la mano un pliego recién impreso de la Biblia Políglota.




Busto de la Comisión de Gobierno


Por último, en la sala de la Comisión de Gobierno se conserva un busto del cardenal fundido en bronce en 1970 por el escultor alcalaíno Miguel Ángel Palomo.




La Sociedad de Condueños


La Sociedad de Condueños es una de las entidades más antiguas de Alcalá -se constituyó a mediados del siglo XIX, y desempeñó un papel capital gracias al cual se pudieron salvar el edificio del Colegio Mayor de San Ildefonso y el resto del conjunto universitario que conforma su extensa manzana. Pero además de su patrimonio inmueble los Condueños, como se les conoce popularmente en Alcalá, poseen un pequeño pero interesante museo en el que se conservan varios cuadros representando al Cardenal Cisneros.




Imposición de la casulla a san Ildefonso con Crucificado y Cisneros orante


El más antiguo de ellos, y de mayor valor artístico, es el óleo que representa a la imposición de la casulla a san Ildefonso, una iconografía frecuente en Alcalá, con el añadido de un Crucificado y la figura del Cisneros orante. Este cuadro fue pintado por Pedro de Castañeda en 1553, quizá para un retablo hoy desaparecido, y estuvo ubicado en el refectorio del Colegio Mayor de San Ildefonso, salvándose del expolio al que fueron sometidos los edificios universitarios tras la supresión de la Universidad.




El Cardenal Cisneros por Decastro


Mucho más reciente, de 1970, es el cuadro de Juan José Decastro. pintor al que ya encontramos en el Ayuntamiento. De estilo similar al de su compañero, muestra al cardenal sentado leyendo un documento mientras al fondo se perfilan, a través de una ventana, las torres y los edificios de Alcalá, con la espadaña de San Ildefonso y la fachada de la Universidad en primer plano y la linterna de las Agustinas y la torre de la Magistral al fondo... una licencia histórica del artista, pues ninguno de estos monumentos existía en la vida de Cisneros.


Retrato de Cisneros de Eugenio Caxés. Original (izquierda) y copia de la Sociedad de Condueños (derecha)


La Universidad complutense -la nuestra- conservaba un retrato de Cisneros pintado por Eugenio Caxés en 1604 por encargo del Colegio Mayor de San Ildefonso que sintetizaba las diversas facetas del cardenal: la religiosa -arzobispo de Toledo-, la cultural -edición de la Biblia Políglota y fundación de la Universidad- y la militar -conquista de Orán-. El cuadro se conservaba en la cámara rectoral hasta que en 1836 la Universidad fue suprimida -que no trasladada- y sus fondos expoliados por diversas fuentes, entre ellas la recién creada Universidad Central Madrileña que desde 1970 usurpa el gentilicio Complutense. Es en la universidad madrileña donde se encuentra hoy este cuadro junto con el resto del patrimonio expoliado, el cual hace años un rector de cuyo nombre no quiero acordarme prometió falsamente devolver a Alcalá... lo cual huelga decir que no cumplió.

Aunque el cuadro original se encuentra fuera de Alcalá, la Sociedad de Condueños cuenta con una copia firmada por D.J. de Madrid, sensiblemente de peor calidad.




Retrato anónimo mexicano


El 21 de junio de 2021 la Sociedad de Condueños presentó un óleo sobre lienzo representando al Cardenal que había adquirido a finales de 2020 en la ciudad mexicana de León. Según indicaba la nota de prensa está datado en el siglo XVIII y probablemente habría pertenecido a una institución docente de naturaleza eclesiástica. En el retrato, idealizado y muy influido por la estética artística colonial, Cisneros aparece ataviado con hábito franciscano revestido como cardenal con una pluma en la mano derecha y la izquierda sobre un libro abierto en una mesa, al que acompañan la mitra arzobispal, el capelo cardenalicio y el birrete universitario. Al pie de la mesa se encuentra una cartela, y al fondo un cuadro representando la conquista de Orán. El texto de la cartela es el siguiente:


El Eminentísimo
Sr. D. Fray Francisco
Ximenes de Cisneros
Arzpo de Toledo.
que governó la
Corona de
España





Otras entidades


Otro lugar de hondas raíces cisnerianas es el convento de San Juan de la Penitencia, o Juanas, fundado por Cisneros a finales del siglo XV en la calle de San Juan y trasladado en 1884 al antiguo convento agustino de San Nicolás de Tolentino, en la calle de Santiago, ante el estado de ruina del edificio original, del cual tan sólo se conserva, muy modificada, la antigua iglesia convertida en la sala de exposiciones de la Casa de la Entrevista. Estas monjas clarisas, pertenecientes a la misma orden franciscana que el Cardenal, conservan varios recuerdos suyos tales como una copia de su testamento, su báculo -un bastón nazarí- y su pectoral. Poseen asimismo un relieve en madera, del que no dispongo de ninguna fotografía, y un cuadro que ha sido restaurado recientemente.




Cuadro del convento de las Juanas. Fotografía tomada de www.obispadoalcala.org


Según la pagina web del obispado de Alcalá, el lienzo es anónimo y representa al Cardenal de pie y ataviado con el hábito franciscano, al que se superpone la muceta cardenalicia. En la mano izquierda sostiene un crucifijo y en la derecha un bastón de mando, recordando su doble condición de príncipe de la Iglesia y estadista. En la parte superior del cuadro aparecen varios ángeles que sostienen una corona y una bandera con su escudo heráldico el de la izquierda, y los de la derecha una palma y una cartela con una inscripción en latín que hace alusión a la conquista de Orán. Entre ambos se vislumbra un resplandor de origen divino, y en el fondo, a la derecha de la figura del cardenal, se vislumbra una escena en la que el propio Cisneros, acompañado por varios frailes franciscanos, es recibido por las monjas de un convento, no quedando claro si se trata de una alegoría a su labor reformadora, o bien un recuerdo de la fundación del convento de las Juanas.

En opinión de los expertos, el cuadro cuenta con varias influencias bastante evidentes. El rostro de Cisneros sigue las pautas del famoso retrato de Bigarny, y en lo que respecta a la figura del Cardenal éstos apuntan a un modelo, frecuente en la segunda mitad del siglo XVII, inspirado en dos conocidos grabados pertenecientes al Archetypo de virtudes (Palermo, 1653) y al Oranum Ximenii virtute catholicum seu De Africano bello (Roma, 1658) de Fray Pedro de Aranda Quintanilla y Mendoza.




Ermita de los Doctrinos. Bautismo de los moriscos granadinos (copia)


En la ermita del Cristo de los Doctrinos se conserva una copia del relieve que representa el bautismo de los moriscos granadinos por el Cardenal Cisneros, cuyo original pertenece al retablo mayor de la Capilla Real de Granada. A diferencia de éste, que está tallado en madera policromada, la copia alcalaína parece ser algún tipo de estuco policromado, lamentablemente bastante deteriorado. Desconozco quien pudo ser su autor, así como su fecha de ejecución.


Relieve del Hotel Laredo. Vista general (izquierda) y detalle (derecha)


Nos encontramos con un nuevo medallón en el pequeño pórtico que flanquea la entrada principal del Hotel Laredo. Situado justo debajo de los frescos que representan a los Santos Niños, es una copia evidente del de Bigarny3 y cabe suponer que fuera realizado por el propio Manuel Laredo, por lo que sería contemporáneo del existente en el Salón Noble del Ayuntamiento.




Instituciones


Son varias las instituciones complutenses que ostentan el nombre del Cardenal: un colegio público en la calle San Juan y un instituto de enseñanza media en la vecina del Cardenal Sandoval, ambos públicos; el Centro Universitario Cisneros que gestionan los maristas en el antiguo camino de Teatinos; el Centro Juvenil Cisneros, de los salesianos, situado en la calle homónima y el edificio rehabilitado del antiguo cuartel de Lepanto, actual sede del Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación de la Universidad en la plaza de San Diego.



Colegio Cisneros


Instituto Cisneros


Centro Universitario Cisneros



Escudo del Centro Juvenil Cisneros



Portada del Edificio Cisneros





Parques y calles


Además de la estatua de la plaza de San Diego también podemos encontrar otros homenajes al Cardenal en diferentes lugares del casco urbano complutense, comenzando por los escudos de su apellido, fácilmente identificables por el ajedrezado que constituye su elemento heráldico principal, que jalonan las fachadas de muchos de los antiguos edificios universitarios. No obstante su interés se trata de un estudio que desborda los límites de este artículo, por lo que me limitaré a reflejar las alusiones directas al prelado.




Lápida del parque O’Donnell. Vista general


El 11 de noviembre de 2017, en conmemoración del quinto centenario de su muerte, se descubrió en el parque O’Donnell una lápida colocada sobre un plinto de ladrillo, concretamente en el parterre situado a la derecha del paseo que arranca frente al Arco de San Bernardo justo antes del estanque. Aunque contó con la colaboración del Ayuntamiento la iniciativa partió de la asociación Complutenses por el Parque O’Donnell, la misma que el año anterior promovió una iniciativa similar, también en este parque, en recuerdo del cuarto centenario de Cervantes.La erección del monumento estuvo acompañada por la plantación de un árbol, un arce en esta ocasión, que se sumó al roble de su compañera cervantina. Lamentablemente no sobrevivió al temporal Filomena de enero de 2021, por lo que sería deseable su sustitución por uno nuevo. El texto de la lápida es el siguiente:




Detalle de la lápida


En recuerdo del que fuera
Señor de Alcalá y su Tierra
Artífice de su Universidad,
Iglesia Magistral y Fuero Nuevo.
Francisco Ximénez de Cisneros
Noviembre de 2017
V CENTENARIO


La lápida se completa con un escudo del Cardenal y la relación de entidades y empresas colaboradoras:


Complutenses por el Parque O’Donnell
Viveros Peña
Cram Multiservicios
Juventudes Musicales
Peña Cultural El Cazo
Colabora: Excmo. Ayuntamiento de Alcalá de Henares.


A su vez el plinto tiene adosados en su cara delantera un mural cerámico reproduce una poesía de Enrique Sabaté Rubio, un complutense de adopción muy vinculado a las entidades culturales de la ciudad y, como no podía ser de otra manera, también al parque O’Donnell:




Mural cerámico


En la virtud ciudadana
el árbol es fe y leyenda,
épica que sin contienda
es ley viva, perla humana.
La calidad cotidiana
de entrega al fruto grabado.
Madura en amor donado
en dulces trinos viajeros,
en recuerdo de Cisneros,
alma, vida al bien logrado.


Bajo la firma del poeta aparecen las iniciales de los cinco donantes que sufragaron el mural. Por último, en la cenefa inferior un pequeño azulejo reproduce el nombre de la Concejalía de Participación, Ciudadanía y Distritos a través de la cual se canalizó la colaboración municipal.




La antigua calle del Cardenal Cisneros, antaño de los Bodegones, en el parcelario de 1870


El Cardenal Cisneros tuvo dedicada una calle, antaño llamada de los Bodegones, que discurría entre la plaza de Abajo y la antigua plazuela de los Santos Niños, o si se prefiere recurriendo a la toponimia moderna, entre la calle Mayor y la de San Juan. Esta calle discurría aproximadamente por la calzada de la actual plaza de los Santos Niños, y desapareció junto con las dos plazuelas a las que enlazaba y el callejón del Cristo de la Cadena, que discurría paralelo a la fachada de la Magistral, tras la construcción de la nueva plaza a finales del siglo XIX, que absorbió a todas estas vías públicas junto con los solares de los edificios que ocupaban la parte central. Puesto que a la corporación municipal no le parecía correcto que se privara de la calle al Cardenal, optó por darle su nombre a la continuación de la desaparecida, llamada entonces de los Coches, que enlazaba y sigue enlazando la plaza de los Santos Niños con la Puerta de Madrid.




Vista de la calle del Cardenal Cisneros, con la Puerta de Madrid al fondo


En 2017, año en el que como ya ha sido comentado se cumplía el quinto centenario de la muerte del Cardenal, el bar La Panadería, situado en la Calle Mayor, encargó a la artista alcalaína Zaida Escobar la ejecución de un grafiti que representa a su estatua en el marco del Patio de Santo Tomás de Villanueva, donde estuvo durante mucho tiempo antes de ser trasladada a la plaza de San Diego y, desde hace unos años, al Patio de Filósofos, también en el recinto del Colegio Mayor de San Ildefonso. En este artículo lo describo con mayor detalle. Puesto que también cuenta con un artículo propio4, remito a éste a quienes deseen conocer más datos sobre el mismo.




Grafiti del bar La Panadería


Para terminar, y a modo de anécdota, cabe reseñar que en la noche del 22 de abril de 2018 fue quemada una falla, plantada días antes en la plaza de la Paloma, en conmemoración del vigésimo aniversario del nombramiento de Alcalá como Ciudad Patrimonio de la Humanidad, aunque en realidad esta efeméride no se cumplirá hasta el día 2 de diciembre. Dado que el motivo que justificó este nombramiento fue la fundación de la Universidad por Cisneros, era de esperar que la figura central de la falla, realizada al igual que la que un año antes conmemoró el cuarto centenario de la muerte de Cervantes por el Estudio Chuky, fuera precisamente un ninot representando al Cardenal subido sobre un pedestal que simbolizaba la fundación que promovió.




Arriba, vista general de la falla. Fotografía publicada en La Luna de Alcalá
Abajo, detalle del ninot de Cisneros. Fotografía publicada en Dream Alcalá


Y la falla ardió, con lo cual la efímera figura del Cardenal pasó a ser historia.




La cremá de la falla. Fotografía publicada en Alcalá Hoy




1 Las estatuas del Cardenal Cisneros
2 Éstos son mis poderes, un cuadro de temática cisneriana en el Ayuntamiento de Alcalá
3 El Cardenal Cisneros en Madrid
4 Un grafiti del Cardenal Cisneros en el V centenario de su muerte


Publicado el 25-6-2014
Actualizado el 21-2-2022